Mamarazzi 101: ¿Cómo vestirse para una sesión de fotos de familia?

Cuando hago una sesión de fotos familiar, la pregunta más recurrente que suelo recibir es sobre el vestuario a llevar. Como es normal, la ropa dice mucho de nosotros, lo que llevamos puesto nos define, y en fotografía, evidentemente, una ropa que te favorezca te favorecerá en la foto. Obvio, ¿verdad? Pero siempre con algunas limitaciones. 

Pensad, como ya lo comenté en mi entrada de Mamarazzi sobre cómo componer una fotografía, que nuestra mente no reacciona de igual manera a una persona que está en una foto que a una persona que tenemos delante físicamente. El hecho de que esté en un papel, en dos dimensiones y estática hace que a nuestra cabeza le sea más complicado filtrar detalles. Mientras que al estar frente a una persona en la calle lo de filtrar información lo hacemos a la perfección. En el mundo en tres dimensiones, si cuando estamos hablando con una persona pasa por detrás otra vestida de rojo, es muy probable que la ignoremos por completo (también depende de la conversación, claro…), mientras que en una foto esa persona de rojo se convertirá inmediatamente una “mancha” roja que nos va a avisar y pedir que nos centremos en ello, como un botón de emergencia en la pared. Mirad si no el experimento del video del gorila y el baloncesto del que os hablé en otra entrada sobre Mamarazzi. Así que ahí va el primer consejo de hoy para cuando hagas tus fotos de familia, evita los colores chillones, sobre todo los rojos y los amarillos. Toda tu atención se dirigirá hacia el lado de esos colores, y se perderá por ahí. Y si sois 4 y uno va de rojo y los otros de colores más neutros, apuesta segura sobre quién va a tener el protagonismo en la foto. 

Una familia muy blanquita en su vestimenta, nada desentona. La atención se fija en ellos, no es un ropa

Una familia muy blanquita en su vestimenta, nada desentona. La atención se fija en ellos, no es un ropa

Por otra parte, y pensando en lo anterior, no es lo mismo sacar una foto de un solo niño que de tres, o de dos niños con los padres, porque tendremos que pensar en las combinaciones que nos van a salir, y cómo van a quedar. Además, hay colores y estampados, que, aunque sean tus favoritos, no le quedan de igual manera a un adulto que a un pequeño. Un niño siempre admite más variabilidad de colores y estampados que un padre de una familia. O sea que, depende de si vas a hacer una sesión de fotografía infantil donde solo saldrán tus peques, puedes ser más flexible con los tonos de la ropa o los estampados que cuando vayas a hacer una sesión de fotos de familia completa. Mi primera opción para una sesión de fotos de familia es intentar compenetrar los más posible los tonos entre todos los miembros de la familia, y preferiblemente utilizando tonalidades pastel. Hay que tener en cuenta que los colores se reflejan. El blanco por ejemplo refleja luz, mientras que el negro absorbe luz, o un rojo reflejará luz con un tono rojizo. Por eso, la luz que tengas en ti dependerá mucho de los colores que lleva la persona que tienes al lado. Si va de negro te generará más sombras, pero si va de blanco, te iluminará. Y si va de amarillo, parecerá que estás con hepatitis. Así que si vas a encargarte tú de seleccionar la ropa que se va a poner tu familia, es muy importante que gestiones bien las combinaciones, y que procuréis ir conjuntados. No solo por lo que acabo de decir, pero también porque para crear una imagen de familia en sintonía siempre va a resultar más agradable cuanto más asemejados estéis con la ropa (sin pasarse, no es plan de ir todos uniformados, que no esto no es Corea).

Aunque no hace falta ir todos de blanco puro. Esta familia de abuelos y multitud de nietos llevan varias tonalidades, pero no desentonan, porque los colores no son dominantes en ningún caso.

Aunque no hace falta ir todos de blanco puro. Esta familia de abuelos y multitud de nietos llevan varias tonalidades, pero no desentonan, porque los colores no son dominantes en ningún caso.

Me encanta esta barriga de embarazada, tan redondita y perfecta. Fijaos cómo la luz le da en la camiseta a él y rebota iluminando de una manera espectacular la barriga, que a su vez rebota e ilumina la parte inferior del rostro de este emocionado futuro padre.

Me encanta esta barriga de embarazada, tan redondita y perfecta. Fijaos cómo la luz le da en la camiseta a él y rebota iluminando de una manera espectacular la barriga, que a su vez rebota e ilumina la parte inferior del rostro de este emocionado futuro padre.

¿Significa eso que tienes que irte de comprar inmediatamente y buscar ropa como si fueseis a una boda ibicenca? No. Obviamente no. Todo lo que acabo de decir tiene un sentido estético y de sentido común, pero el sentido común y la estética más estándar se puede a mandar a paseo si eso es lo que te apetece. Si tu familia sois todos de lucir camisetas de AC/DC, y eso es lo que os atrae, pues fantástico, porque eso es precisamente lo que os define, y así deben ser las fotografías de familia. Si vuestra imagen es más de camisas de cuadros o estampados hipsters (llenas de piñas, bicicletas, peces…) ni lo dudes por un instante, porque ante todo las fotografías deben transmitir lo que sois vosotros mismos, y no hay más autenticidad en una fotografía que la ropa que lleváis. Aunque no parezca de importancia, nuestro lenguaje corporal cambia de acuerdo con lo que llevemos puesto. Seguro que os pasa que al utilizar un zapato más elegante o unos tacones más llamativos cambiáis vuestra forma de caminar, y no porque el tacón te lo exija, si no porque cambia toda tu actitud. Si eres de llevar camisetas de AC/DC y te obligo a posar con una camisa de flores, es más que probable que te sientas incómodo, torpe, o incluso ridículo… y eso, por supuesto, hará que se note en la fotos. Lo que me lleva al siguiente punto. Quizás puedes pensar que lo mejor que debes hacer es que todos llevéis algo a estrenar, todo nuevo y reluciente… pero ojo con ello porque el efecto de incomodidad puede ser el mismo que el de utilizar la camisa de flores. 

M & M aparte de fans de Juego de Tronos, decidieron contradecir todo lo que he escrito antes y hacer la sesión vestidos de rojo… Y yo tan feliz. El rojo, aparte de ser el color de la pasión, les sentaba de maravilla, y si encima cuentas con una pared del mismo color para complementar… ya lo tienes.

M & M aparte de fans de Juego de Tronos, decidieron contradecir todo lo que he escrito antes y hacer la sesión vestidos de rojo… Y yo tan feliz. El rojo, aparte de ser el color de la pasión, les sentaba de maravilla, y si encima cuentas con una pared del mismo color para complementar… ya lo tienes.

Aquí ella va de rojo, con estampados, y él de rosa suave, y la mezcla funciona a la perfección. Y si encima tienes una pared donde cuelgan claveles rosas generas una composición de colores que funcionan de maravilla.

Aquí ella va de rojo, con estampados, y él de rosa suave, y la mezcla funciona a la perfección. Y si encima tienes una pared donde cuelgan claveles rosas generas una composición de colores que funcionan de maravilla.

Y si resulta que has programado una sesión de fotos infantil, puede que al final vistas a tu pequeño o pequeña con colores vivos, porque le favorecen, y porque esos colores transmiten vitalidad o energía. O simplemente coincide con que ese día lleva esos colores y te apetece realizar unas fotografías, lo que puedes hacer es buscar fondos o superficies que tengan colores que puedan compenetrarse, que den juego para construir donde los colores tengan su importancia o su sentido.


Casualidad o premeditado, esta pequeña se vino a la sesión de fotos de familia en los campos de lavanda de Brihuega vestida de amarillo, un color que complementa perfectamente al morado de las flores. Y también vino con alitas…

Casualidad o premeditado, esta pequeña se vino a la sesión de fotos de familia en los campos de lavanda de Brihuega vestida de amarillo, un color que complementa perfectamente al morado de las flores. Y también vino con alitas…

Por último, antes de cerrar este post sobre cómo vestirse para una sesión de fotos, piensa en el tipo de sesión que vas a llevar a cabo. Si piensas que tus hijos van a querer disfrutarla, y ello incluye algunos comportamientos tan infantiles como saltar, correr, o incluso tumbarse en el suelo, no los vistas con ropa que te pueda doler que se estropee, o le pongas ropas que le tengas que estar recordando cada poco que traten de no mancharse. Eso también les coartará en su manera de expresarse, y eso, tampoco ayudará a que sean naturales.