Mamarazzi 101: ¿Para qué aprender sobre fotografía?

Para hacer una buena fotografía familiar es muy importante saber determinar cuándo coger la cámara. Aunque muchas veces no quede otro remedio que hacer las fotos donde nos pille, muchas veces lo que marca una buena fotografía infantil es cuestión de escoger el momento y el lugar adecuado. Si eres capaz de reconocer esos momentos aumentarás de una manera espectacular la probabilidad de sacar una foto memorable frente a otra que quedará apilada en el lugar donde se acumulan los olvidos (qué poético que me ha quedado, ¿no?).


Todo esto viene a cuento porque hoy quiero traeros un ejemplo de cómo estar atento a una situación en casa completamente cotidiana puede resultar en una sesión de fotos de familia de primera. Una de las cosas que me gustaría que os llevarais de este aprendizaje de Mamarazzi es precisamente eso, reconocer esos momentos y saber sacarles partido. Os pondré un ejemplo de unas fotos que realicé la semana pasada. Fueron unas fotos que les debía desde hace tiempo a unos amigos por su primera hija. El hecho de que ellos vivan en Sevilla y yo en Madrid ha hecho que las fotos se hayan retrasado… casi dos años. No importa que haya tardado (¡espero que ellos piensen lo mismo!), con la fotografía de niños no hay una edad que sea más adecuada que otra, porque en todas las edades la fotografía infantil te ofrece posibilidades memorables y puede dar unas fotos espectaculares. Mientras la madre vestía a la pequeña encima de la cama de su habitación, me di cuenta de la actitud positiva y juguetona de la niña, relajada en ese momento tan íntimo con su madre. Además, la luz lateral que entraba por la ventana un día de nubes  ayudaba a generar sombras suaves y poco marcadas (ya os hablaré algún día sobre las luces y las sombras….). Ese era el momento justo para sacar la cámara y jugar con ella un rato mientras le hacía las fotos. No hacía falta esperar más, ni un paisaje más bucólico, ni unas fotos más rebuscadas.  


Eso, y las ganas que tenía la pequeña de demostrarme sus audaces conocimientos de yoga sirvieron para hacer una sesión de fotos única, especial, íntima y sobretodo, muy auténtica (en algunas fotos que hice se puede ver el anti-mocos de la nena en la mesilla de la noche, así como el trapo que utilizan los padres para bajar la intensidad de las luces por la noche). 

Fijaos cómo controla de Yoga esta pequeña…. además de cómo entra la luz por la izquierda. Al ser un día nublado y una ventana grande entra mucha luz, pero apenas hay sombras fuertes ni angulosas. Aprovecha las ventanas de tu casa para buscar la luz.

Aprovechando ese momento de complicidad generado, las posibilidades se vuelven infinitas, y se puede utilizar algo tan sencillo como los collares de mamá para conseguir algunas fotos más.

Me encanta la cara de ilusión al poder ponerse un collar de mamá.

Naima-115.jpg

También se puede aprovechar la luz que entra para crear unos contraluces que resalten perfiles tan bonitos como éste.


Y ya si resulta que llama por teléfono papá en ese momento…

Desde la cara de felicidad de saber que al otro lado de la linea está papá, hasta esos gestos concentrados mientras lo escucha…, estar atentos y atentas para hacer unas fotos como éstas, que estoy seguro serán inolvidables para el padre de esta pequeña.

Y la sesión está hecha. En veinte minutos desde la primera hasta la última, un rato de juego en casa mientras vistes a la pequeña, algo que tienes integrado en la rutina de todos los días, fueron más que suficientes para generar estas fotos infantiles tan genuinas.

Es una cuestión sencilla, tener unos conocimientos básicos de fotografía no sólo te servirá para sacarle más partido a tu cámara. Para mí, más importante que ello es que te permitirá identificar los momentos donde puedes sacar la cámara y empezar a hacer click. Tu cabeza estará preparada y entrenada (si practicas) para saber cuándo es el momento oportuno.

Tan sencillo como estos consejos seguiré incluyendo otros que pueden interesarte para mejorar tu fotografía familiar. Si te interesa, te invito a que te suscribas para poder enterarte de publicaciones futuras, ¡así no te las pierdes! Y por supuesto, si te apetece hacerme alguna pregunta o dejar un comentario no te cortes, ¡te invito a que lo hagas!

Nombre *
Nombre